Durante la etapa del embarazo y la lactancia, los cambios hormonales y la adaptación fisiológica del organismo están estrechamente relacionados a esos cambios nutricionales que se deben adaptar a esa nueva situación, ya que las necesidades alimenticias en la mujer se van a ver modificadas.

Alimentación durante el embarazo

En el período de lactancia, la mujer también está sujeta a unos requerimientos nutricionales distintos y diversos. El incremento de la ingesta de alimentos con alta concentración de calcio, así como el evitar el consumo de algunos alimentos que pueden producir sabor desagradable a la leche materna, son algunos de los consejos y recomendaciones que debe seguir una mujer mientras dure la lactancia.

Tras el parto, no será necesario seguir ningún régimen de adelgazamiento, ya que la lactancia materna requiere un desgaste energético muy importante.

Nota: se debe considerar que, para producir 150 ml. de leche materna, hacen falta unas 800 kcals.

Según lo comentado anteriormente, el incremento de peso durante la gestación, deberá estar en relación con el peso de la embarazada al inicio de este período.

Dejar una respuesta