Lo cierto es que una vez se queda una mujer embarazada, su mentalidad suele cambiar por completo. Cuando una mujer no está embarazada tiene unos intereses diferentes como puede salir la música, la ropa, salir… una vez conoce su estado, el instinto maternal aflora en la piel y comenzamos a mirar a otros bebés, a otras embarazadas y a informarse sobre todo lo relacionado con cuidados, alimentación, etc. Hay muchas cosas que empiezan a aparecer como signos de cambio en tu vida cotidiana cuando te quedas embarazada.

¿En qué te fijas cuando te quedas embarazada?

  • La mujer embarazada comienza a comprarse cremas de varios tipos como antiestrías para cuidar su cuerpo y su físico.
  • Se miran los cochecitos de bebé para ver cómo son y los accesorios que llevan. Además, vamos más allá y miramos cómo de abrigados van los bebés.
  • La ropa es una de las cosas que más gustan a las mamás. Desde antes incluso de que nazca el niñ@, ya compramos camisetas, bodys… y es que son tan pequeñitos y tan graciosos que no podemos evitarlo.
  • Empiezas a estar fuera de lugar en los ambientes nocturnos, y comienzas a salir por la tarde a tomar un café y charlar un rato. Una embarazada necesita relajación y reposo.
  • El tema de conversación con tus amigas, familiares… suele ser sobre el bebé: tus dudas, inquietudes, ilusiones…
  • Sueles acudir al médico más que antes, no sólo por las revisiones correspondientes, sino porque necesitas saber que gozas de buena salud para poder engendrar a un bebé sano.
  • En definitiva, una vez que la mujer se queda embarazada, su entorno cambia por completo y disfruta de esta etapa como si fuera una niña, sobre todo si es madre primeriza.

 

 

Dejar una respuesta