enuresis

Cuando un niño se orina en la cama se siente incómodo, sobre todo los niños que son mayores. Además, debido al miedo a orinarse en la cama, estos niños suelen evitar ir a dormir a casas de sus amigos, campamentos, etc., de modo que este hecho les puede ocasionar problemas de aislamiento.

Tres de cada cuatro niños permanecen secos toda la noche hacia los tres años y medio de edad. A los 5 años, uno de cada cinco aún moja la cama y a la edad de 6, las cifras caen a uno de cada diez. Se considera que existe enuresis cuando los niños se orinan en la cama a una edad de 5 años o más, que es la edad a la que se considera que deberían haber adquirido la madurez suficiente para evitar orinarse encima.

Los niños varones tienen más probabilidades de tener enuresis que las niñas. Sin tratamiento, la enuresis puede durar hasta la pubertad o adolescencia, mientras que el tratamiento adecuado puede solucionar el problema con éxito.

Las causas pueden ser diversas. Entre ellas, pueden encontrarse las siguientes:

1.- Causas psicológicas: como por ejemplo el nacimiento de un nuevo hermano, el divorcio de los padres, una muerte en la familia, algún tipo de abuso, etc…. Cuando la causa es psicológica, la enuresis suele ser secundaria, es decir, aparece después de que el niño ya había logrado permanecer seco. En cambio, en la enuresis primaria el niño nunca ha permanecido seco. Es más probable que se deba a causas médicas o una maduración más lenta o capacidad reducida de la vejiga. La enuresis primaria es más frecuente, dándose en el 90% de los casos.

2.- Desarrollo más lento de los nervios que controlan la vejiga y una vejiga con una menor capacidad, incapaz de albergar la orina producida durante la noche, puede dar lugar a enuresis.

3.- La enuresis puede ser también un síntoma de una enfermedad grave, como la diabetes o una infección de la zona urinaria.

4.- Problemas para despertarse debido a un sueño muy profundo.

En todos estos casos es necesario consultar con el pediatra, para que derive al niño al especialista adecuado según el tipo de enuresis. Si los síntomas se acompañan con fiebre o dolor abdominal, es conveniente llevar al niño al médico de urgencias.

 

 

Imagen: beatpsicologia

Dejar una respuesta