Las personas vegetarianas son aquellas que no comen alimentos de origen animal, ni carne, ni pescado o marisco… ni consumen aquellos productos que puedan contenerlo.  Existen tres tipos de dietas vegetarianas:

Las personas que consumen cereales, verdura, fruta, legumbres, lácteos y huevos, pero ni carne ni pescado. Personas que excluyen la carne, el pescado y los huevos. Los veganos, en este tipo de alimentación no tiene cabida ningún alimento de origen animal (carne, pescado, huevos, lácteos…). Los nutricionistas aseguran que una dieta vegetariana equilibrada y bien planificada puede tener beneficios para la salud (niveles más bajos de colesterol, menor riesgo de cardiopatías, hipertensión y diabetes tipo 2, etc.) pero ha de suplementarse.

El tipo de vegetarianismo más aconsejable es el lacto-ovo-vegetariano que se centra en el consumo de proteínas y otros aminoácidos esenciales como hierro, calcio, vitamina C, D, B12 y B2, nutrientes importantes. Durante el embarazo, se debe aumentar la ingesta de energía, (300 kilocaloríaas/día). También se necesita un incremento de proteínas, minerales (hierro, calcio, zinc, yodo y magnesio) y vitaminas (ácido fólico, vitamina C y vitamina D)ya que el objetivo es alimentar bien a nuestro futuro bebé. Todas las embarazadas sea cuan sea su dieta tendrán que suplementar la dieta con ácido fólico y con yodo; la ingesta diaria recomendada es de 400 microgramos y 200 microgramos, respectivamente ya que, como sabéis el ácido fólico y el yodo previenen muchas enfermedades. La vitamina D, que ayuda a la absorción del calcio, también es impresindible para las embarazadas.

Lo adecuado es tomar cinco o seis comidas ligeras al día para que se hagan mejor la digestión.

 

Imagen: cocina.facilisimo

Dejar una respuesta