parto

Durante la gestación, el bebé flota en el líquido amniótico y cambia de posición en múltiples ocasiones. Pero entre la 28a y la 32a semana, la falta de espacio le hacen buscar una postura más cómoda que, a su vez, es la mejor para atravesar el canal del parto: la cabeza encajada en el cuello del útero y el culete y las piernas cruzadas hacia las costillas de la madre.

La presentación de nalgas se da en el 4% de los nacimientos y esta proporción aumenta conforme el peso del bebé disminuye: representa el 15% de los nacimientos con bajo peso (menos de 2.500 g) y puede representar el 40% de los partos cuando el peso es menor.

Hay una serie de factores que pueden predisponer a una presentación de nalgas:

  • Anomalías fetales: como hidrocefalia o anancefalia.
  •  Anomalías uterinas, como el útero bicorne.
  • Gestaciones múltiples.
  • Placenta previa o miomas.

El diagnóstico de una presentación de nalgas se realiza por examen abdominal y ecográfico y los protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia establecen que para una páciente que da a luz por primera vez el parto t¡ene que ser por cesárea. En el caso de una mujer que ya ha tenido más hjos, puede hacerse por vía vaginal.

Dejar una respuesta