alimentacion

Segunda parte. Niños sanos y delgados. El porcentaje de niños españoles de 6 a 12 años con problemas de obesidad ha pasado de un 5 a un 16,1%, lo que sitúa a nuestro país entre los de la Unión Europea con mayor porcentaje de población infantil con obesidad. Cada vez se come peor, más grasas, más azúcare y sin hacer ejercicio. Hay que ajustar las comidas al gasto energético, seguir un horario, y no saltarse ninguna comida.

Las diferentes etapas del rito de la mesa:

1. El desayuno

Si es completo, abastece entre el 20-25% de las calorías diarias y se compone de una taza de leche o un yogur, 2 rodajas de pan con 2
cucharadas de mermelada o una porción de bizcocho casero o cereales en copos y fruta.

IMPORTANTE:  que se ingiera con calma. Los niños imitan a los mayores; si la mamá bebe un café rápido, difícilmente conseguirá convencer al hijo
para hacer un desayuno completo. Un método para ayudar a los niños es usar una tabla de refuerzos positiva, por ejemplo, por la noche que preparen la mesa con lo necesario para el desayuno.

2.La merienda

Si el desayuno es completo y sustancioso es difícil que a mitad de la mañana el niño tenga demasiada hambre, y esto impide que se llene de aperitivos y bollería. por eso, tanto a media mañana como de merienda lo mejor es una rebanada de pan con mermelada, miel o aceite o un yogur con fruta o galletas o bocadillo. Como alternativa, una manzana o un puñado de frutos secos. Todos son alimentos que proporcionan otro 10% de las calorías necesarias duranre la jornada. pero, si se empeña en una merienda “industrial”, insistir en alimentos sanos, genuinos y conceder como premio de vez en cuando su capricho.

3.La comida y la cena

La fórmuia ideal a mediodía es: 60 g de pasta y 80 g de carne o pescado (alternar huevos y quesos), y guarniciones de verduras, con un panecillo y una fruta. En la cena, al menos 2 veces a la semana, deberia tomar sopa de verduras, un huevo y una loncha de queso. y siempre, un acompañamiento verde, crudo o coctdo.

Dar al niño un gran plato de pasta o arroz con carne no es lo mismo que cocinarle un primero y un segundo. Mejor reducir la cantidad de pasta y darle también pan y no renunciar nunca a las proteínas de la carne o de los quesos y a las viiaminas de frutas y verduras. El niñ0 para crecer bien, necesita introducir cada día todos los nutrientes, con gran variedad y en las dosis justas.

Dejar una respuesta