glosario.gif

Continuamos con nuestro glosario 

PARASITOS INTESTINALES

Son organismos que viven a expensas de otros. Los más frecuentes en el ser humano son:

OXIUROS: depositan sus huevos en la zona anal, lo que provoca picazón. Las manos contaminadas producen luego el contagio. El diagnóstico clínico se hace por una muestra recogida de la zona perianal y analizada en microscopio. El tratamiento se hace a toda la familia, es sencillo y eficaz. No resulta así cuando el niño concurre al jardín de infantes por la cantidad de población a controlar. En las niñas puede complicarse con vaginitis.

ASCARIS: son parásitos que se instalan en el tubo digestivo (gusanos redondos). El contagio es a través de la ingesta de alimentos contaminados con huevos. Los perros no tratados y los cachorros son una fuente de contagio. Los gusanos se evacuan por las heces, pero también pueden pasar  a través de la sangre a órganos como el hígado, corazón y pulmones. Los síntomas generalmente son inapetencia, diarrea y vómitos.

TENIA: la más frecuente es la tenia solium, posee anillos y ganchos que le permiten fijarse en el intestino. El contagio es por la ingesta de carne cruda o mal cocida. Los anillos se desprenden y se pueden encontrar en las heces del niño. Los síntomas pueden ser de extremado apetito o inapetencia, dolores abdominales, náuseas, diarrea y estreñimiento en forma alternada. El diagnóstico se realiza por el examen microscópico de las heces.

1 comentario

Dejar una respuesta