cocinero.jpg

Cocinar con tus hijos puede ser un plan muy divertido. Además de pasar un buen rato juntos, estimulas su creatividad y capacidad de trabajar en grupo. Cualquier excusa viene bien: preparar una cena a base de pizzas y macedonia para ver todos juntos una película de video un sábado por la noche, un delicioso desayuno para empezar el domingo con energía, o una merienda para pasar la tarde con los amigos.

El caso es que se animen y, para eso, es importante que el menú propuesto les seduzca. En general, los platos que más les gustan y que dan más juego en la cocina son aquellos que les permiten trabajar con las manos, mezclar diferentes ingredientes y ser creativos.

LAS REGLAS DEL JUEGO:

1. Antes de empezar, conviene advertirles de ciertos riesgos: no se puede tocar nada que esté sobre el fuego ni apoyarse en la puerta del horno. La batidora y los cuchillos afilados deben estar siempre fuera de su alcance.

2. Enséñales las normas de higiene básicas: deben lavarse y tener las manos limpias antes y después de cocinar.

3. Al calentar los alimentos, y para prevenir accidentes, puedes usar el microondas y pedirles que utilicen pequeños electrodomésticos inofensivos, como la tostadora o el exprimidor.

4. Para evitar manchas y salpicaduras, ten a mano un delantal de plástico para cada uno o ponles una camiseta vieja encima de la ropa.

5. Al final, no vale marcharse corriendo a jugar y dejarlo todo sucio y desordenado: entre todos se tiene que recoger y fregar los platos. Así se darán cuenta de lo rápido que se termina cuando todo el mundo colabora.

1 comentario

Dejar una respuesta