Si bien los niños son creativos por naturaleza -a la mayoría les fascina dibujar cuadros, pintar paisajes o esculpir- los padres pueden estimular esta vena artística aportándoles ideas innovadoras. Pero, por supuesto, no deben olvidar que tienen que ayudarlos sin presionar, y apreciar sin criticar.

Estas son algunas ideas fáciles y divertidas para que los chicos puedan desarrollar sus capacidades artísticas:

•    Para crear se necesitan 3 cosas: una idea, una pintura y una papa. A los más chicos hay que entregares la papa cortada en trozos de distintas formas y tamaños. Tienen que sumergir su trozo de papa en la pintura y trasladarla al papel como si estuvieran poniendo un sello.

•    En la naturaleza existen elementos muy prácticos para los útiles de la infancia. Las rocas de formas extrañas resultan un tablero ideal. Los chicos pueden escoger piedritas que se asemejen a sus animales favoritos y pintarles rayas o puntos. Así tendrán su propia “mascota roca”.

•    Otro proyecto que pueden hacer al aire libre es dibujar sombras. Los niños formarán parejas frente a una pared y tendrán a sus pies un gran trozo de papel. Un chico podrá pintar la sombra del otro en el papel. Luego, les podrán poner una cara y disfrazar el cuerpo con ropa cómica. Después, podrán cortar su creación y tener un amiguito en tamaño natural.

Dejar una respuesta