Según las estadísticas, las náuseas afectan al 85 por ciento de las futuras mamás, especialmente si están esperando a su primer hijo.

• La molesta sensación empieza alrededor de la sexta-séptima semana de embarazo y desaparece hacia finales del tercer mes. Sin embargo, no siempre es así, pues es frecuente que continúe, incluso, hasta el cuarto mes, mientras que son pocas las mamás que sufren náuseas durante todo el embarazo.

• Son muchos los factores que pueden causar este malestar: sobre todo, los altos niveles de gonadotropina coriónica, la hormona del embarazo presente en la sangre, pero también una reacción psicológica de inconsciente disgusto ante el hecho de afrontar un embarazo.

• Las náuseas también pueden tener su origen en otros factores, como el exceso de estrógenos, una alergia a sustancias producidas por el embrión o a la carencia de algunas vitaminas (sobre todo, B6) en el organismo materno.

¿CÓMO PREVENIRLAS?

Cuando las náuseas son insoportables, puede ser suficiente con no dejar el estómago vacío.

  • Una buena estrategia puede ser comer un pedacito de pan, o galletas saladas entre una comida y otra, incluso las puedes tener encima del buró para poderlas comer en la noche.
  • También se debe evitar comer alimentos grasosos o templados (es mejor tomarlos fríos o calientes) y beber durante las comidas. teniendo en cuenta que las bebidas sin gas no quitan las náuseas, mientras que la limonada o naranjada con agua mineral, “llenan” el estómago.
  • Cuando aparezcan las náuseas, también te puede ayudar recostarte o sentarte en una habitación poco iluminada.

Dejar una respuesta