ninos-zurdos

Segunda parte. Te enumeramos una serie de pasos que va viviendo el niño, antes de adquirir su lateralidad.

¿Cómo transcurre el proceso de la adquisición de la lateralidad?

  • Hacia los cuatro meses de vida ya se puede apreciar en el bebé cierta preponderancia en el uso de los ojos.
  • En torno a los siete meses, una de las dos manos resulta más habilidosa.
  • Hasta los tres años el pequeño no muestra todavía una clara referencia por el lado izquierdo o derecho del cuerpo. Es lo que se denomina lateralidad indiferenciada.
  • De los tres a los seis meses, existen alternancias en el predominio de uno u otro lado.
  • A partir de los seis meses, cuando alcanzan la edad escolar,  ya suelen mostrarse preeminentemente zurdos o diestros. Es necesario potenciar el uso de la mano dominante, ya sea la izquierda o la derecha, sobre todo en los zurdos y en los inseguros, pero sin forzarlos. La tendencia natural del chico se observa si nos fijamos con qué mano peina a su muñeca, abre cierres, da cuerda al despertador, se cepilla los dientes, abre un caramelo, hojea un cuento…
  • Entre los siete y los doce meses, se produce la independencia definitiva de la derecha respecto de la izquierda (la auténtica lateralización). La organización de los movimientos, el ajuste motor, exige que un lado tome la dirección y el dominio sobre el otro.

Alrededor del 10 por ciento de las personas son zurdas, pero esto no incide de ningún modo en la capacidad intelectual ni en la habilidad física. Lo importante es ayudar a nuestro hijo a definir su lateralización en forma correcta, sea zurdo o diestro. Si existen dudas, conviene acudir a un psicólogo de niños antes de que el pequeño inicie el aprendizaje escolar.

1 comentario

Dejar una respuesta