autoestima.gif

Los hijos se ven a través de la mirada de los padres y su autoestima dependerá, en gran medida de la imagen de él que tú le trasmitas. Tu misión es hacerle saber lo valioso que es para ti y destacar la importancia del esfuerzo por encima del logro. Se considera que los niños que tienen un fuerte sentido de su propia valía son físicamente más sanos para aprender y progresar mejor. Tienen una mayor tolerancia a la frustración y son más seguros de sí mismos.

La mayoría de los psicólogos infantiles afirman que la autoestima de los padres es un factor primordial en la formación de la autoestima de los hijos. Los padres con poca autoestima quieren que sus hijos consigan cosas que ellos no han conseguido y se desilusionan cuando esto no ocurre. Se olvidan muchas veces que es posible que los intereses del niño no coincidan con los suyos.

Existen muchos casos que por ejemplo: las madres están interesadas en que las niñas aprendan ballet, cuando la niña está más interesada en jugar al fútbol. En este caso son los padres que tienen una autoestima tan elevada que se sienten defraudados porque sus hijos no cumplen los objetivos que tienen marcados para ellos. Equilibrar nuestra autoestima es, por lo tanto, el primer paso para que la de nuestros hijos se mantenga estable.

UN NIÑO CON MEJOR AUTOESTIMA:

• Se sentirá y se comportará con mayor seguridad.

• Asumirá mejor tanto sus logros como sus fracasos.

• Ganará su salud y equilibrio psíquico.

• Alcanzará un mejor rendimiento escolar y profesional, ya que la autoestima condiciona las expectativas y la motivación.

1 comentario

Dejar una respuesta