-

La aventura de jugar

Jugar comunica y transmite valores: aprender a esperar, a resignarse, a tolerar, aprender a disfrutar con la ganancia del otro, saber perder,…

Jugar con tu hijo no es acompañarlo, no es mirar cómo juega, no es ayudar. Jugar exige algo más: implica diversión, disfrute, participación plena y completa,… Para los más pequeños, el juego más que una manera de evitar el aburrimiento, es una bonita forma de expresarse y de aprender. Jugar con tu hijo es más relajante que ver la televisión, pues no requiere esfuerzo alguno pero sí voluntad. Jugar es una excelente posibilidad, una magnífica técnica al servicio de los padres.

Jugando se formenta en los niños las actitudes necesarias, administrando su tiempo de ocio de una manera positiva. Y es que, además de ser un juego en sí, es una perfecta interacción familiar.

El juego con los hijos

También te puede interesar:
Consejos para que tu hijo sea más independiente (III)

Lo último...

Babymoon: ¿Qué es y por qué es importante vivirlo?

Babymoon: una luna de miel, es esencialmente una escapada relajada para las futuras madres y sus parejas antes de que llegue el bebé. Se ha...

Alimentos nutritivos para los niños en verano

Al llegar el verano y el calor a los niños y adultos nos apetece más beber que comer, pero como padres tenemos que buscar...

Consejos para diseñar ropa personalizada para bebés

A la hora de hacer algún tipo de regalo a un bebé, son muchas las opciones que nos podemos encontrar en el mercado, pero...

Los mejores ejercicios para mujeres embarazadas mes a mes

Hacer ejercicio es bueno y beneficioso para todo el mundo inclusive, a no ser que el médico lo prohiba, para personas que están en...

Mareos en el embarazo: ¿Cómo prevenirlos?

Es común experimentar mareos durante el embarazo. Los mareos pueden hacer que sientas que la habitación gira lo que te produce una sensación de...
Articulo anteriorEl bebé de 9 meses
Artículo siguienteGlosario de la salud del niño (IV)