La cebolla es excelente para los problemas respiratorios, cómo catarro, resfrios, gripe, tos. Tiene propiedades desintoxicantes par el organismo, ya sea cruda o cocida. Ayuda a reducir los espasmo del asma en los niños, es antiséptica, antiespasmódica. Es rica en minerales, vitaminas: A. B. C Y E y oligoelementos cómo: hierro, potasio, calcio, magnesio, fósforo..

 

• Aporta hidratos de carbono, agua y potasio, y contiene cierta cantidad de ácido fólico, una vitamina muy importante durante el embarazo, porque previene defectos del tubo neural en el futuro bebé.

 

• Además, la cebolla ayuda a digerir mejor los alimentos, en especial los que son muy grasos.

 

• La cebolla es un ingrediente imprescindible en guisos, estofados y salsas. Si al chico no le gusta, podemos cortarla en juliana fina, para que quede camuflada.

 

• Si al pequeño le encanta, podemos incluirla en la ensalada mixta, y en la tortilla, que queda más jugosa.

Dejar una respuesta