crianza-4.jpg

Sin duda que la crianza de nos niños, es un tema que da para hablar muchísimo y tener en cuanta que cada situación es distinta, así como los padres y los niños. Por lo tanto, continuamos viendo ciertos aspectos que te puedan servir.

TEN CUENTA CIERTOS ASPECTOS:

• Y sobre todo, hablar, hablar, hablar. Son muchas las veces que tenemos ideas distintas sobre la educación y ni siquiera lo sospechamos. Hay cantidad de normas que no nos detenemos a considerar, simplemente las damos por sentadas. Generalmente, tienen que ver con las que nos fueron impuestas en la infancia. Por ejemplo: ¿Está muy mal comer en posición del indio? ¿Se puede jugar en el living o para eso está el cuarto? Dar ese tiempo de permisos dependerá de cada familia y, en estos asuntos, ninguna de las posiciones está equivocada. Para llegar a una decisión en firme, tendremos que dar razones, escuchar las del otro y llegar a acuerdos. Sin duda que para la educación de un niño se necesita colaboración, se hace más fácil.

crianza-3.gif

• Conviene distinguir cuando hay un desacuerdo respecto a las reglas, hay que saber diferencias en: cuándo es una forma de ser, a cuando uno de los padres no se da cuenta:

1. Por ejemplo: “Cuando llega el papá, le gusta descansar en el sillón del living mientras los chicos le saltan encima, sacan los juguetes y en cinco minutos desordenan lo que la mamá ha ordenado al llegar del trabajo”: Habrá que buscar la manera de que ese rato sea un buen momento para todos. Si nos gusta, porque no nos incorporamos a la fiesta familiar y luego como el orden de la casa nos corresponde a todos, antes de cenar el living debe quedar ordenado.

2. “El papá le consciente todo: que coma sólo salchichas, que conteste mal…. Si el chico se pesca una rabieta, corre a complacerlo. Siempre dice que es muy chiquito y que ya se le pasará, (mi hijo es un malcriado).: hay adultos más permisivos, pacientes o complaciente que otros. Pero, más allá del carácter y de lo que nos guste mimar a los hijos, es nuestra responsabilidad criarlos bien. Es necesario acordar con nuestra pareja dónde poner los límites. Porque, si están siendo malcriados, la responsabilidad des de ambos.

Dejar una respuesta