Comentarios como, “Está un poco amarillito ¿no?”, pueden hacer saltar la alarma, pero intenta asustarte lo justo, ya que si se trata de ictericia neonatal no hablamos de algo grave y no debe ser motivo de preocupación.

La ictericia, un trastorno frecuente en los recién nacidos. Se refiere al color amarillento de la piel y la esclerótica (el blanco del ojo) provocado por un exceso de bilirrubina en la sangre. Algo muy común en recién nacidos, ya que en la sangre del niño hay muchos glóbulos rojos que tienen que ser reciclados.

Poco después de nacer, el hígado del niño todavía no es tan productivo como el de un adulto, por eso no puede descomponer la bilirrubina que se produce durante el reciclaje de la sangre, ni expulsarla completamente del cuerpo. Esta sustancia se deposita entoictericiances en la piel y produce esa coloración amarillenta.

Esto puede deberse a diversos motivos:

•Los recién nacidos fabrican más bilirrubina que los adultos porque renuevan más a menudo los glóbulos rojos.

•El hígado de los recién nacidos todavía se está desarrollando y esa inmadurez no les permite eliminar la cantidad adecuada de bilirrubina de la sangre.

•Los intestinos los recién nacidos reabsorben una cantidad demasiado elevada de bilirrubina antes de eliminarla a través de la las heces.

La ictericia neonatal es para algunos padres la primera enfermedad que tienen que pasar con sus hijos. Si la coloración no es tan fuerte, es suficiente colocar al bebé cerca de un ventana o sacarle a pasear, para que reciba la luz del sol, ésta acelerará la eliminación de la bilirrubina. La leche materna también puede acelerar este proceso. Si la coloración es más fuerte tu hijo se tendrá que someter a una fototerapia que normalmente se realiza directamente en el hospital.

 

 

 

Dejar una respuesta