familia

El estrés de las mamás podría afectar la calidad del sueño de los bebés, de acuerdo con los resultados de una experiencia realizada  en el Reino Unido, los hijos de mujeres que atravesaron situaciones de ansiedad y angustia durante la gestación presentan un 23 por ciento más de riesgo de despertarse por las noches. Mucho se ha dicho sobre la relación entre las mamás y sus hijos, dado que el vínculo se establece desde los primeros tiempos del embarazo y se profundiza una vez producido el parto como consecuencia del contacto físico. Pero,¿es posible que esta cercanía produzca complicaciones en el bebé?

Según un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, el estrés, la ansiedad y la angustia vividos durante el embarazo podrían provocar, una vez dado a luz, trastornos que afecten la calidad de los bebés. Los investigadores encuestaron a 874 madres de chiquitos de entre 6 y 12 meses sobre hábitos a la hora de dormir, por ejemplo, cuántas veces se despertaban sus hijos entre la medianoche v las seis de la mañana.

“Es muy conocida la asociación entre el estado y las situaciones que atraviesan las mamás, y las consecuencias que generan en sus hijos. En el caso del sueño, es frecuente después del nacimiento, los más chicos vean condicionados sus propios hábitos si los padres están atravesando momentos traumáticos o de conflicto, o si no tienen horarios ordenados. Cuando, en cambio, el foco está puesto en lo que ocurre durante la gestación, si la mamá tuvo apnea o roncaba habitualine hay altas probabilidades de que los pequeños tengan menos peso al nacer y, por ende, más riesgo de hipertensión y de compilicaciones cardiovasculares que, a la larga, pueden condicionar el sueño”.

“Para prevenir situaciones que puedan estresar y a la largar influir en determinadas rutinas del pequeño, es importante crea en el hogar un entorno familiar, pero también social más armón menos conflictivo y de tranquilidad.

Dejar una respuesta