Dejando al margen cuestiones más filosóficas y profundas. En el sentido que pueda ser la voz interior de cada persona la que indique el mejor momento para afrontar la maternidad, hay ciertos criterios psicológicos que pueden ser tenidos en cuenta a la hora de valorar cuándo ser madre.

—  Con respecto a la edad, un rango ideal parece entre los 27 y los 32 años, pues la mujer ya ha adquirido cierta madurez.

—  Además, hay que tener en cuenta otros elementos, como el estatus social, las expectativas laborale que cada día son más exigentes y competitivas, la situación familiar, la situación económica, situaciones personales de cada uno…

—  Otros factores son: conocer a la pareja con más profundidad; haber tenido experiencias vitales importantes; poseer una mayor confianza en sí misma; sentir la necesidad de ser madre; sentirte preparada para un cambio importante en tu vida; la situación económica ha alcanzado un nivel aceptable…

Dejar una respuesta