varicela-1

En nuestra primer parte sobre la varicela, estuvimos hablando de como puede afectar esta infección a una embarazada y a su futuro bebé.

Varicela durante el embarazo:

b) Varicela después de la 20a. semana de embarazo:  En esta fase de la gestación, la varicela materna ya no provoca el síndrome de varicela fetal, que hablamos en la primera part.  En esta fase pueden ocurrir tres aspectos

  • Puede no suceder nada que afecte al feto o al niño
  • Puede favorecer el nacimiento prematuro
  • Es posible padecer herpes zóster durente la infancia.

c) Varicela al final de la gestación: Una varicela padecida por la madre en el período perinatal (entre cinco días antes y dos días después del parto) puede causar una afectación grave al recién nacido, la denominada varicela neonatal. Los anticuerpos que produce la madre mientras padece la infección varicelosa, aparecen de cinco a seis días después de establecida la erupción, pero el proceso de respuesta inmunológica puede retrasarse incluso tres semanas. En este período el niño puede contagiarse por el virus (sea dentro del útero o una vez nacido) antes de haber recibido, a través de la placenta, los anticuerpos que la madre está elaborando, y antes de que él mismo pueda producirlos en un grado suficientemente protector.

La varicela neonatal es menos grave si se desarrolla en los cinco primeros días de vida que si los hace entre el 5° y 10° día. Este hecho se explica teniendo en cuenta el período de incubación (13 a 17 días): en el primer supuesto el organismo de la madre tiene la oportunidad de formar y aportar más anticuerpos por vía transplacentaria al niño que en el segundo. S e estima que el riesgo de desarrollar una varicela neonatal oscila entre el 20% y el 50% y  que la mortalidad derivada puede alcanzar el 30%. El tratamiento antiviral es imprescindible.

Dejar una respuesta