bebe-sonriendo-1.jpg

Muchas madres viven el hecho de cuidar al bebé como una experiencia absorbente que les produce estrés y ansiedad. Esa angustia les impide disfrutar de todo lo que les puede dar su bebé. Así, el primer consejo es aprender a saborear todas las alegrías que te da tu hijo conforma va creciendo.

ALGUNAS ENORMES ALEGRÍAS:

Conecta con su mirada: Durante los primeros meses, tu hijo ha pasado de casi ni verte a seguirte con la mirada allí, donde vayas. Cuando estés en casa, llévalo contigo en la hamaquita y verás que no te pierde de vista ni un segundo.

Descubre su sonrisa: Si estás atenta a su evolución, te colmará de satisfacción ver como un día te sonríe cuando tú le sonríes o saca la lengua cuando ti lo haces.

Escucha sus gorjeos: A partir del tercer o cuarto mes ya emite sonido tipo “ajo” y más adelante sílabas como “pa” o “ma”. Háblale y descubrirás como, poco a poco, intenta imitar sonidos y, más tarde, palabras. El aprendizaje del lenguaje de un niño es un proceso maravilloso.

Sorpréndete con sus progresos: Fíjate en sus manitas y descubrirás que un buen día ya puede agarrar su peluche favorito, luego es capaz de agarrarlo con las dos manos, más tarde se divertirá lanzándolo..

Dejar una respuesta