dientesss.gif

 

Pueden aparecer con frecuencia, a partir de los tres años, pero con algunos recaudos, puedes tenerlas bien lejos de los dientes de tus hijos.

LA IMPORTANCIA DEL FLUOR:

El fluoruro es un mineral que, según se ha demostrado, reduce la frecuencia de caries fortaleciendo el esmalte dental. Se añade a muchas pastas dentífricas, y en algunas zonas, al agua corriente.

• Los dentistas recomiendan los dentríficos que contienen fluoruro tanto para los adultos como para los chicos.

• Se recomienda consultar al dentista por si es necesario que el niño tome un complemento de fluoruro, que se administra en forma de gotas o pastillas.

• Sin embargo, es importante no darle a su hijo un exceso de fluoruro. Esto puede provocar un trastorno conocido como fluorosis, por el cual la dentadura definitiva que se está desarrollando queda manchada.

Antes de los cinco años no suele ser común un tratamiento dental que no se centre en las caries. Una lesión en una pieza dental que dañe el nervio puede hacer que el diente “muera”, aunque no sea extraído. En esta situación, quedará descolorido, pero no producirá ningún efecto adverso y puede dejarse en el lugar, hasta que sea reemplazado por la pieza adulta.

Si se astilla, es aconsejable consultar al dentista. Si el niño pierde un diente por un golpe, traslade a su hijo a la sala urgencia más cercana y lleve el diente en un recipiente. En algunos casos el diente puede ser reemplazado, según la edad del niño y la posición de la pieza dental.

1 comentario

Dejar una respuesta