bebe-enojadito.jpg

Muchas veces pensamos que los gérmenes que producen las diarreas, solamente existen en los lugares más sucios, como el piso o el pasto, pero lo cierto es que también se encuentran en los objetos que los chicos utilizan habitualmente como, por ejemplo, en sus propios juguetes. Por eso es bueno tener en cuenta la higiene en todos sus aspectos.

PREVENCIÓN:

• Antes de preparar su comida o de darle el pecho, debemos lavarnos bien las manos con agua y jabón. También después de cambiarles el pañal o ir nosotros al baño.

• Tenemos que esterilizar siempre las mamaderas, tetinas, chupetes y todos los utensilios que utilice el bebé.

• Hay que extremar la limpieza en la preparación de todos los alimentos que vayamos a dar al pequeño.

• Si ya come papillas de frutas, tenemos que lavar bien las piezas antes de su elaboración.

• Las papillas y la mamadera tenemos que prepararlas justo en el momento. Nunca debemos guardar restos de tomas anteriores, porque pueden ser caldo de cultivo para los gérmenes.

• La higiene es siempre imprescindible y en estos momentos es la mejor garantía para preservarlo de estas diarreas tan molestas.

Los bebés son más vulnerables a sufrir diarreas, porque su aparato digestivo es aún inmaduro para defenderse de estos virus y bacterias. Hasta los cinco meses tiene las defensas que le ha aportado la madre, pero a partir de esta edad tendrá que fabricar las suyas. Será entonces cuando empiece a desarrollar su sistema inmunológico y por este motivo las diarreas son frecuentes en los primeros cinco años.

Dejar una respuesta