alegria-embarazada.gif

Continuamos hablando sobre las hormonas en el embarazo, cómo nos afecta y en algunos aspectos negativos.

TERCER TRIMESTRE:
(28-40 semanas)

La progesterona y el estrógeno llegan ahora a su punto álgido y la hormona relaxina suaviza el cartílago de las articulaciones para que la pelvis se dilate durante el parto (a veces ocasiona una dolencia llamada separación de la sínfisis del pubis. En las últimas semanas del embarazo, la hormona del parto, la oxitocina, empieza d preparar al útero para el parto, y quizá sientas contracciones de Braxton Hicks.

Los niveles de la hormona de la lactancia, la prolactina, también aumentan y tus pechos pueden a empezar a segregar calostro (la sustancia anterior a la leche que nutre al recién nacido). Quizás descubras que has perdido todo interés por el sexo, ya que la prolactina puede inhibir el impulso sexual. Gracias, a la progesterona, el volumen de sangre sube a su nivel máximo a las 32ª semana.

Por eso, y porque las venas no son tan eficientes como antes, puedes tener los tobillos y pies hinchados. Antes del parto, los niveles de progesterona y estrógenos, que han estado subiendo a lo largo de todo el embarazo, bajan de repente. Nadie sabe a qué se debe exactamente, pero puede ser a la presión que el bebé hace en el interior del útero. Sin la progesterona para calmar el útero, la oxitocina desencadena las contracciones y se inicia el parto.

SUS SÍNTOMAS:

• DOLOR PÉLVICO: L a reflexología puede ser muy efectiva y alivia el dolor durante el embarazo.

• INFLAMACIÓN: Siéntate y descansa con los pies en alto siempre que puedas.

Dejar una respuesta