-

Los brazos de mamá

mama-y-bebe-a-upa.jpg

Ningún lugar en el mundo es tan agradable y beneficioso para su desarrollo y bienestar que los brazos de mamá. Sin efectos secundarios, lo importante es saber cómo tomarlo, no cuando. No son pocos los “expertos” que sostienen la teoría de que tomar a un bebé en brazos cada vez que llora es malcriarlo. Y no son pocos los padres que, haciendo tripas corazón, siguen el consejo por el supuesto bien de su hijo.

LOS BENEFICIOS DE LOS BRAZOS DE MAMÁ:

Comunicación: Estando cerca de tu bebé sabes en cada momento cuáles son sus necesidades y, por lo tanto, atenderlas al instante.

Estrés: Al estar en tus brazos recuerda su estancia en tu vientre, sintiéndose más arropado y, por lo tanto, menos nervioso.

Sueño: Si pasa mucho tiempo contigo durante el día, dormirá con más facilidad y durante más tiempo durante la noche.

Salud: Los bebés criados con el método canguro sufren menos cólicos, están menos inquietos y tienen un índice menor de sufrir el síndrome de muerte súbita.

Inteligencia: L a estimulación del movimiento incrementa y enriquece sus conexiones neuronales. Él ya pasó nueve meses en continuo balanceo, por lo que el movimiento es lo que más le conviene.

Independencia: En tus brazos, tu bebé se siente querido, seguro y confiado, por lo que en el futuro, será más independiente y tendrá mayor autoestima, ya que ha visto sus necesidades cubiertas sin demora. Eso le proporciona fortaleza interior.
 

También te puede interesar:
¿Tienen que usar anteojos o gafas de sol?
También te puede interesar:
Dudas y preguntas sobre el embarazo y la gripe A (II)
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

Articulo anteriorMamá tengo miedo
Artículo siguienteCómo superar una cesárea