embarazada-con-antojos.gif

Te ofrecemos más información sobre los beneficios de los más esenciales minerales necesarios durante el embarazo.

MINERALES DURANTE EL EMBARAZO:

HIERRO:

Es uno de los elementos necesarios para la formación de hemoglobina, el pigmento que da color a los glóbulos rojos. Además, fortalece las defensas, transporta el oxígeno de la sangre para todo el cuerpo, estimula los procesos vitales de las células y forma parte de la reserva energética del organismo.

Durante el embarazo el futuro bebé absorbe una tercera parte del hierro para la formación de la sangre y para crear reservas después del nacer, almacenándolo en el hígado. Por ello, es tan importante consumirlo en las cantidades necesarias y a muchas mamás se les prescribe suplementos de este mineral.

Carne, pescado y huevos son fuentes de hierro hemo, el que se absorbe en mayor cantidad. En legumbres, frutos secos, espinacas se absorbe muy poco por lo que se aconseja consumirlos juntos alimentos ricos en vitamina C, que ayuda a que asimile mejor.

leche.gif

CALCIO:

Durante el embarazo el feto empieza a aprovisionarse de calcio para la formación de sus huesos entre la cuarta y sexta semana de gestación. Es, por tanto, sumamente importante que no te descalcifiques durante este período. Para ello se aconseja un aporte de 1.200mg al día de esta mineral que equivalen a tomar, por ejemplo, 4 vasos de leche.

Aunque la leche y derivados son las mejores fuentes de calcio por su alta biodisponibilidad, también se encuentra en avellanas, semillas de sésamo, almendras… Eso sí, es importante que evites los llamados “ladrones del calcio”, ciertos alimentos que favorecen su eliminación. Es el caso del consumo excesivo de proteínas, alimentos muy salados, azúcares, café, tabaco y alcohol.

Asimismo, es importante obtener vitamina D  que ayuda a absorber el calcio. Tomar 15 minutos de sol al día basta para asegurarse su aporte, aunque también se encuentra en  el huevo y el pescado azul.

MAGNESIO Y SELENIO:

Ayudan a prevenir abortos y evitar abortos y evitar contracciones prematuras. Además, durante la lactancia, colaboran en el desarrollo del bebe. El primero se encuentra en legumbres, cereales integrales, frutos secos, leche y chocolate; y el segundo en pescados, mariscos, carnes, hígado, huevos,  leche, cereales, champiñones, nueces, ajo o cebolla.

YODO:

Su déficit produce malformaciones en el feto y un mayor número de abortos, así como más mortalidad perinatal, cretinismo neurológico, deficiencia mental. Ajo, remolacha, acelgas, champiñones, judías verdes, soja, habas, moras, piña, leche, algas, moluscos y crustáceos o huevo lo contienen. Así como la sal yodada, si bien no debe abusarse de ella y ha de tenerse en cuenta que pierde propiedades en la fritura y la cocción.
 

Dejar una respuesta