ninos-desobedientes.jpg

Cómo marcar los límites a los niños, a muchos padres les cuesta mucho principalmente si es un hijo único. Ponerle límites a los niños es fundamental. Frente a una actitud desobediente hay que hablarle con calma: debemos colocarnos a la altura de sus ojos y mirarle fijamente diciendo que su comportamiento no es aceptable. Hay que usar un tono firme pero sin levantar la voz. Si vuelve a repetir el acto no deseado es que quiere ponernos a prueba.

CÓMO ACTUAR:

PRIMEROS AÑOS: las pataletas suelen ser escandalosas, pero no hay que ceder, sino dejar que se les pase. Hay que darle explicaciones cortas para que las entienda.

MITAD DE LA NIÑEZ: Es el período más vulnerable. Está en edad escolar y es egocéntrico. El que antes era obediente, puede convertirse ahora en irrespetuoso. Las causas: miedo en la escuela, celos…..Su hostilidad es una forma de pedir ayuda. Por ello, hay que ser concreto en las peticiones: es mejor decir: “recoge los juguetes”. En vez de “pórtate bien”. También es bueno hacerle participe de las decisiones pequeñas “¿prefieres hacer los deberes antes o después de merendar?”. Implantar un ritmo en casa le dará seguridad.

CÓMO MARCAR LOS LÍMITES PARA QUE SE PORTE BIEN:

• Hay que ser inamovibles en nuestras decisiones: cuando se le dice que “no” significa que “no”. Si cambiamos de parecer en función de su reacción, esto le causará al pequeño inseguridad.

• Debemos reforzar las condiciones que nos gustan de los hijos, pero no mediante regalos, sino felicitándolo con palabras, con caricias, afecto y gestos cariñosos o preparándoles su plato favorito.

• Después de una discusión, no hay que celebrar que se haya tranquilizado no negar el conflicto. El niño espera que le expliquemos lo que ha sucedido: que ha hecho mal y por qué nos hemos enfadado.

• Es importante poner límites a la conducta, no a sus sentimientos. No debemos simplificar diciendo “eres malo”, sino que hay que identificar el problema: “ eso que has hecho está mal”.

• Hay que pactar las reglas y los castigos con los hijos. Las normas también tenemos que seguirlas nosotros. Sólo los padres que saben combinar amor y control conseguirán que sus pequeños sean disciplinados.

• Si el mal comportamiento no cesa, el niño no sigue ni las normas de casa ni las del colegio, y además es agresivo o muestra signos de infelicidad entonces se recomienda recurrir a un profesional.

1 comentario

  1. me encanto el articulo, es una tesis en miniatura para la educaciond e los niños.

Dejar una respuesta