El insomnio de los bebés, así como las rutinas del sueño es una labor muy importante que los padres deben realizar, ya que el pequeño debe aprender a dormir. Pero lo cierto es que a veces hay factores de los que no se percatan los padres y que en cambio, pueden influir significativamente en el sueño del bebé y por consiguiente en el suyo propio.

Así, como es una cuestión muy estudiada, un reciente informe elaborado en el Hospital Virgen de la Luz, de la localidad de Cuenca, afirma que más del 50 % de los bebés que sufren problemas de insomnio se debe a que el lugar en el que deben conciliar el sueño es inadecuado, como es el caso de la cama de los padres o sus brazos. Dicha investigación ha sido premiada en la XLIX Reunión Anual de la Sociedad Española de Neurofisiología Clínica celebrada en Granada y ha sido elaborada por la especialista en Neurofisiología Carmen Soria Bretones y la jefa de la Sección de Neurofisiología del hospital de Cuenca, María Ángeles García. Este estudio sobre el sueño en la infancia ha contado con una muestra de 200 familias de diferentes sectores sociodemográficos.

Entre las principales cuestiones que sobresalen de esta investigación cabe destacar que el 4,7 por ciento de los bebés de seis meses duerme en la cama de sus padres, un porcentaje que alcanza el 8,2 por ciento en niños de 15 meses. Datos que resultan sorprendentes y que indican que los padres no enseñan a sus pequeños correctos hábitos de conducta a la hora de dormir.

El hecho de que hayan participado diferentes familias, de distintos entornos sociodemográficos hace obtener conclusiones como que los trastornos del sueño se dan con más frecuencia en familias inmigrantes o en aquellas en las que la madre posee un bajo nivel académico.

Sin duda, llegamos a la conclusión de que la enseñanza por parte de los padres de los hábitos adecuados hará que los pequeños sepan cómo reaccionar ante la hora de dormir y por ello en próximas entradas hablaremos sobre cuestiones fundamentales para evitar el insomnio de los bebés y los trastornos del sueño.

1 comentario

Dejar una respuesta