placenta-previa

La placenta previa consiste en la implantación de la placenta en la parte baja de la matriz.

Hay distintos tipos:

  • Placenta previa total: La placenta  se ha desarrollado tan abajo que tapa el orificio de salida.
  • Placenta previa parcial: La placenta es baja, pero no llega a cubrir totalmente el orificio de salida.
  • Placenta previa marginal: El borde inferior llega a contactar mínimamente con el orificio de salida.

–Cómo en la mayoría de las patologías del embarazo, no sabemos exactamente su causa, pero se ha observado que es más frecuente en las siguientes circunstancias:

  • Multíparas (madres que han tenido más hijos).
  • Mujeres con anteceden de abortos de repetición.
  • Gestantes con cicatrices en la parte inferior del útero.

–La placenta previa se caracteriza por provocar una hemorragia indolora, que suele aparecer de manera inesperada (de hecho, es la causa más común de hemorragia durante el tercer trimestre). La sangre que se pierde casi siempre es de la madre, por lo que el feto no suele sufrir, a no ser que el estado de la madre esté tan deterioradao por la pérdida de sangre que secundariamente le afecte al bebé. En la mayoría de ocasiones la pérdida es escasa, el menos inicialmente, y da tiempo a consultar con el médico.

–Muchas de las placentas previas son al comienzo del embarazo, pero, a medida que crece el útero, se apartan o se deslizan del orificio de salida y el problema desaparece. Sólo aquellas que en el tercer trimestre siguen bajas se consideran placentas previas.

–Con los estudios ecográficos que se realizan durante el embarazo se puede diagnosticar de manera precoz, pudiendo el obstetra planificar una estrategia de parto. Si en el momento de dar a luz hay placenta previa, el nacimiento tendrá que ser mediante cesárea.

Dejar una respuesta