Durante la primera etapa en la vida del bebé, no hay ninguna razón para dejarle que llore hasta que se canse. Todos los recién nacidos lloran sin cesar cuando tienen hambre. Si el adulto considera que ya ha comido suficiente, será conveniente que succione el chupete. Otra de las formas para hacer frente al llanto es cambiarle los pañales, mecerle, dar un paseo con él cogido en brazos o en un portabebés, cantarle o hablarle suavemente.

Se ha de comprobar que no tenga ni mucho frío ni mucho calor. Es importante añadir que, la mayoría de los bebés, prefieren la regularidad en su alimentación y en sus horas de vigilia o sueño profundo, así pues habrá que procurar respetar su ritmo biológico para que no se altere demasiado.

Momento de vigilia

1 comentario

  1. hola!!!
    muy buena la pag
    y sobre todo esta parte…
    mi hijo tiene casi 7 mese y hace poco le quite el pecho
    siempre ha sido muy lloron pero ahora que no toma pecho ufff
    es peor….
    y tampoco le gusta almorzar…
    si me podrian dar algun consejo de que hacer se los agradeceria….
    chao besos….

Dejar una respuesta