Una pregunta muy común: ¿Qué hago mi hijo se aferra a mí cuando la dejo en el jardín maternal?

Te ofrecemos algunas recomendaciones:

–Lo primero que deberías hacer es hablar con su maestra para ver cuánto tiempo duran los llantos. Si deja de llorar en cuanto te vas y después está tranquila el resto de la jornada, no tendrías por qué preocuparte. Es sólo una llamada de atención.En este caso, le vendrá bien que, durante unos días, la lleve al jardín su papá o un abuelo.

–Si, por el contrario, su maestra te comenta que llora casi todo el tiempo, que no quiere participar en clase ni jugar, podría deberse a un problema de adaptación. Será necesario, entonces, poner en marcha con su maestra un programa de medidas para solucionar el problema, por ejemplo, buscar actividades que se conecten con los intereses de tu hija.

–De todas formas, no hay que olvidar que los niños captan nuestro estado emocional, así que deberías tratar de no transmitirle tu angustia y, para eso, deberías estar convencida de que va a estar bien. Decirle adiós con naturalidad y explicarle que vas a trabajar, pero que vas a volver a buscarla en poco tiempo es una buena estrategia.

Dejar una respuesta