Miedos durante el embarazo

0

Todas las personas, mujeres y hombres, suelen experimentar la sensación de miedo al enfrentarse a una nueva e importante situación, como es la llegada de un bebé. Esto sucede especialmente porque tendemos a adelantar acontecimientos futuros pensando siempre en negativo y creándonos esa sensación de angustia.

Por tanto, experimentar miedo es normal, pero no debemos dejar que esos pensamientos controlen nuestra conducta e influyan enormemente en nuestro estado de ánimo. ¿Cómo evitarlo?

En Terra Mujer nos recomiendan unos pasos a realizar que nos permitirán valorar ese miedo y conocer si realmente es algo qué debe preocuparnos o no. La verdad es que creo que puede ser una gran recomendación, tan sólo hay que seguir los siguientes pasos:

 Primero: Valora la utilidad de ese pensamiento o miedo

  •  ¿Para qué me sirve pensar así?
  • ¿Me ayuda a afrontar mis miedos/temores/dudas y a no seguir evitando la situación?
  • ¿Me ayuda a resolver mi problema?
  • ¿Qué creo realmente que va a suceder? ¿Realmente es tan malo?
  • ¿Lo hago otras veces? ¿En qué ocasiones?

Segundo: Valora también la objetividad de ese pensamiento o miedo

  • ¿Qué pruebas tengo a favor de este pensamiento?
  • ¿En qué me baso para pensar así?
  • ¿Cuál es la probabilidad real de que suceda lo que pienso/temo?

 Tercero: Valora el grado de la emoción que sientes al respecto

  • ¿Cuál es el grado de malestar que me produce pensar así?
  • ¿Cómo me siento?
  • ¿Me provoca control o descontrol?
  • ¿Me angustia o me mantiene tranquila? 

Una vez hecha esta valoración de tu miedo, empieza a darte las siguientes instrucciones y repítelas cada vez que aparezca el pensamiento: 

Si mi pensamiento no es útil; me expreso de forma exagerada o negativa habitualmente; estoy tenso o negativo y además, no tengo datos que avalen dicho pensamiento.

Si es una forma negativa e inútil de hablarte a tí mismo: “Aleja este pensamiento”, Piensa que “No es real” y que “No es útil”.

Dejar una respuesta