llorar.jpg

Continuamos comentándote ciertos mitos sobre los bebés que se deben desterrar, cambiar por no ser correctos.

MITOS ERRÓNEOS:

4. LLORAR ENSANCHA LOS PULMONES: FALSO
 
No se ha demostrado que exista ninguna relación entre el llanto y la maduración de los pulmones. Un bebé que llora lo hace siempre por algo: porque tiene hambre, calor o frío, porque se encuentra incómodo o porque necesita compañía. Las causas psíquicas no son tan visibles como las físicas, pero no por ello menos importantes. Si los padres lo dejasen llorar, el bebé no comprendería por qué nadie acude en su ayuda. El pequeño debe tener en todo momento la sensación de que las personas de su entorno lo quieren y lo van a proteger cuando lo necesite.

hipo1.gif

5. EL AZÚCAR QUITA EL HIPO: FALSO
  
Muchos bebés tienen hipo con frecuencia debido a la inmadurez de su sistema neurológico. Se trata de un movimiento involuntario e intermitente del diafragma que no tiene ninguna importancia. Además, casi se podría decir que el pequeño está acostumbrado a él porque ya lo ha experimentado en el vientre materno. No hay que tratarlo de ninguna forma: no es aconsejable administrarle agua, ni mucho menos darle un susto o probar alguna otra de las medidas que se suelen aconsejar a la gente adulta. Es mejor dejarlo tranquilo. El hipo del bebé desaparecerá por sí solo.

6. CORTARLES EL PELO CON FRECUENCIA LO VUELVE MÁS FUERTE: FALSO

Después del corte de pelo parece fuerte, es porque en ese momento faltan las puntas finas, las que le daban un aspecto más frágil. Los recién nacidos pierden casi todo el cabello con el que nacen, cambiándolo por una especie de pelusita. Así que no tiene sentido cortarles el pelo antes de los seis meses.
 

1 comentario

Dejar una respuesta