los-estornudos.jpg

Algunos consejos de toda la vida, no tienen ningún fundamento. Se heredan de toda la vida o surgen misteriosamente. Los mitos acerca de la salud del bebé son una mezcla de tradiciones y chismes sensacionalistas. Los padres no deberían avergonzarse de comentar con el médico si dudan sobre algún mito extraño.

MITOS QUE HAY QUE DESTERAR:

1. SI ESTORNUDAN, ESTÁN RESFRIADOS: DEPENDE

Tanto los estornudos como la tos son mecanismos que tiene el cuerpo para limpiar las vías respiratorias. Al contrario que los adultos, los bebés no pueden si sonarse la nariz ni carraspear para aliviar la garganta. Por eso, se liberan de las secreciones que se acumulan sn sus vías respiratorias mediante toses y estornudos. Es decir, no se trata de una señal de enfermedad, sino precisamente otro lado, los chicos, naturalmente, también estornudan cuando están resfriados, pero, además, presentan otros síntomas adicionales, como fiebre y malestar.

bebe-nadando.jpg

2. LOS BEBÉS SABEN NADAR POR INSTINTO: FALSO

Este es un mito potencialmente peligroso, nacido de una verdad a medias. En efecto, los bebés poseen una especie de mecanismo de protección que hace que dejen de respirar tan pronto como se sumergen en el agua. Esto no quiere decir que no se pueden ahogar. Este reflejo les sirve sólo durante un rato corto. Si no se los saca rápidamente del agua, se ahogan, puesto que los pulmones quedan bloqueados. Por otra parte, el mencionado reflejo de protección se va perdiendo a lo largo del primer año, sin que se sepa con exactitud cuándo ocurre. En las clases de matronatación se va realizando progresivamente, desde muy chiquitos, la enseñanza de la natación mediante juegos con mamás y papá.

tijera-para-bebes.jpg

3. NO SE LES DEBE CORTAR LAS UÑAS LOS PRIMEROS MESES: FALSO

Seguramente se trata de un consejo de precaución, para no dañar al bebé. Pero, puesto que las uñas de las manos ya pueden ser bastantes largas, muchos chiquitos se arañan con ellas la cara. Para cortarlas, se deben usar tijeras  apropiadas: de punta redondeadas y aprovechar un momento en que el pequeño esté tranquilo o durmiendo.

1 comentario

Dejar una respuesta