Es normal que los padres estén expectantes sobre si el futuro bebé será niño o niña. Aunque muchas parejas disfrutan con la idea de esperar hasta la fecha del nacimiento para poder saber el sexo de su bebé. El sexo del embrión queda determinado en el momento de la fecundación según que el espermatozoide contenga un cromosoma X o un cromosoma Y.  Sin embargo, transcurren varias semanas durante la embriogénesis humana sin que existan diferencias evidentes entre un feto de sexo femenino y uno de sexo masculino.

El evento relativamente temprano en el desarrollo del sexo se denomina determinación sexual, dada su importancia determinante en el resto de los eventos que se suceden luego. Los testículos secretan dos hormonas, cuya acción provoca la masculinización de los esbozos de los órganos genitales internos y externos, que no mostraban hasta entonces diferencias entre los sexos. El proceso de diferenciación de los genitales se denomina diferenciación sexual fetal.

Si usted y su pareja hubieran decidido que desean saber el sexo de su bebé, usted podría someterse a ciertos procedimientos de control clínicos. Dichos procedimientos, con mucha frecuencia, le podrían indicar el sexo del mismo.
La prueba de ultrasonido es usualmente uno de los procedimientos más comunes y utilizados para determinar el sexo de su bebé. Durante el transcurso del embarazo, es muy probable que usted deba realizarse varias y diferentes pruebas de ultrasonido. El ultrasonido practicado entre la decimoctava y la vigesimosexta semana del embarazo será el que podrá brindarle los resultados más precisos en el momento de determinar el sexo del feto.

Durante su examen de ultrasonido, el profesional médico que la estuviera atendiendo desplazará un dispositivo manual especialmente diseñado para obtener las imágenes de su bebé, por sobre su abdomen. Este dispositivo emitirá ondas sonoras a través de su útero, y así podrá emitir y reflejar una imagen bastante clara de su feto. Una vez obtenida la imagen, la misma podrá ser analizada a fin de determinar algunas características específicas de cada sexo, como por ejemplo la presencia de un pene o de una vagina. De todas maneras, sería muy importante el hecho de tener en cuenta que el ultrasonido no es 100% preciso. La precisión de los resultados arrojados por el ultrasonido dependerá del tipo de equipamiento utilizado, de la edad y de la posición en la que se encuentre ubicado el feto, y de la habilidad del profesional médico que la estuviera atendiendo.

1 comentario

Dejar una respuesta