papilla

Generalmente, en la elaboración de las papillas de cereales se suele añadir azúcar para que el sabor característico de los cereales resulte más agradable para el paladar del bebé. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el exceso de azúcar no es bueno para la salud del niño y puede favorecer el desarrollo de caries dental y obesidad en el futuro.

Por ello, en la actualidad hay papillas que están elaboradas con cereales hidrolizados. En este tipo de papillas, los almidones de los cereales se descomponen en hidratos de carbono más sencillos a través de las mismas enzimas que intervienen en su digestión en el organismo. De este modo se obtienen unas papillas de sabor más agradable y, por este motivo, no hay necesidad de añadir azúcar en su elaboración.

Las principales características de las papillas con cereales hidrolizados son las siguientes:

  • Potencian el dulzor natural de los cereales y facilitan su asimilación.
  • Son más nutritivas porque al sustituir el azúcar por los cereales son más ricas en elementos esenciales para el crecimiento del bebé, como las proteínas, vitaminas y sales minerales.
  • Son más digestivas porque el organismo del bebé asimila mucho mejor los cereales hidrolizados.
  • Son más fáciles de preparar, ya que se disuelven mejor y no forman grumos. Además, la consistencia de la papilla se mantiene inalterable aunque el bebé coma lentamente, conservando la misma fluidez que en el momento de su preparación.

1 comentario

Dejar una respuesta