Incluye al pan, galletitas, fideos, arroz, pastas, polenta, harina y todo lo que se prepare con ella. Este grupo es necesario porque aporta energía y algunos minerales (ahora que la harina de trigo está fortificada) sin embargo. como la energía que no se utiliza se almacena como grasa y esto se traduce en un aumento de peso, es importante la moderación en su ingesta.

CONSEJOS:

  • Que el niño consuma pan o galletitas en desayuno y merienda,
    tratando de no incluirlos en almuerzo y cena.
  • Tener en cuenta que, en general, el pan tiene menor contenido
    graso que las galletitas.
  • En relación a las galletitas dulces, preferir las que son simples, por ejemplo vainillas o bay biscuit. Tratar de no ofrecerlas todos los días y, poner en la mesa solo la cantidad pautada (con el nutricionista) que consumirá el niño.
  • En una de las comidas principales puede incluirse arroz, fideos, polenta, pastas o derivados de la harina, preferentemente
    acompañados con vegetales.

1 comentario

Dejar una respuesta