Una correcta colocación del niño al pecho, te va a evitar muchos problemas, entre ellos, dolores y grietas en los pezones.

Reflejo de búsquedaA.- Primero has de dejar libre toda la areola, sin presionar el pecho hacia atrás. No es recomendable colocar los dedos en posición de tijera. No obstante, si el pecho tiene un tamaño bastante considerable, podrás sujetarlo desde abajo.

B.- Puedes rozar con delicadeza el labio superior del bebé con el pezón. Lo habitual es que te responda abriendo la boca; a este hecho se le denomina “reflejo de búsqueda”.

C.- Posteriormente, puedes introducir el pezón y la mayor parte de la areola.

Nota: recuerda que, cuanto más abierta esté la boca, con la lengua hacia fuera, más fácil resultará que el niño se coja bien al pecho.

D.- Si notas algo de dolor al amamantar a tu bebé, introduce un dedo por la comisura de su boca para que la abra bien; después, vuelve a comenzar.

E.- Si el pezón está vacío, el inicio de la succión resulta más doloroso. Así pues, antes de introducir el pezón en la boca del niño, tienes que apretar sobre la areola hasta que aparezcan, en la superficie del pezón, algunas gotas de leche.

1 comentario

  1. hola me llamo elina vivi esa hermosa experiencia de dar el pecho al bebe es lo mas hermoso que me ha pasado chau

Dejar una respuesta