las-lombrices-en-los-ninos

El mero hecho de pensar en lombrices hace que un escalofrío te recorra el cuerpo entero, así que ¡imagínate cómo debe de sentirte tu pequeño! Poliferan debido a una falta de higiene, sobre todo entre los niños pequeños que a menudo olvidan lavarse las manos. Seguramente a tu hijo le pica el culito, sobre todo de noche, que es cuando las hembras ponen sus huevos. Puede que incluso llegues a ver las lombrices, que son como hilillos blanquecinos. El pediatra te recetará un medicamento que, a menudo en una sola toma, resuelve el problema.

Toda la familia, debería seguirlo. Para aliviar el picor, puedes ponerle un paño fresco en la colita, lavárselo con agua fresca o aplicarle una crema específica para el área del pañal. Para evitar que las lombrices proliferen, recuerda insistentemente a tu hijo que no debe rascarse y sé muy estricta con su higiene: cerciórate de que se lava las manos con regularidad, bañale a diario y evita que comparta toallas con el resto de familiares. Cambia su ropa de cama con frecuencia.

Dejar una respuesta