conjuntivitis

Si tu hijo tiene los ojos muy rojos es probable que tenga conjuntivitis, una infección bacteriana o vírica de la conjuntiva, la membrana que recubre el ojo. A menudo es de origen vírico, y se presenta de forma simultánea a un resfriado, porque tu hijo traslada con sus manos los gérmenes de la nariz a los ojos. Estos casos no suelen requerir tratamiento.

La conjuntivitis bacteriana es más grave y contagiosa. El ojo tiende a estar inflamado, rojo y cubierto de uns especie de legañas pegajosas. Tu pediatra te recetará unas gotas oculares con antibiótico. Una vez iniciado el tratamiento, el problema se solucionará en pocos días. Mientras tanto, para aliviar el malestar de tu hijo, lávale los ojos con una gasita empapada en agua hervida fresca.

Dejar una respuesta