bebes

A través de la boca, el bebé recibe mucha información. Igual que ver o tocar, chupar es una forma de experimentar, de conocer cómo son los objetos que tiene a su alrededor, si son suaves o rugosos, blanditos o duros, etc. Además de una valiosa fuente de información, el chupeteo es una experiencia gratificante para el niño en los primeros años de vida.

El alimento, y también el consuelo, le llegan a través de la boca; cuando el bebé tiene hambre, sueño o le duele algo, suele recurrir al pecho de mamá, a su chupete o a algún sustituto de éstos (un mordillo, un muñeco, una mansita…). Y chupar es también un modo de calmar las molestias asociadas a la salida de los dientes de leche (generalmente, a partir de los seis meses).

Consejo:Para evitar accidentes y enfermedades, hay que asegurarse de que todo lo que esté al alcance de la boca del chiquito sea seguro: estar libre de gérmenes, productos tóxicos o piezas pequeñas con las que pudiera atragantarse.

Dejar una respuesta