Ultima parte de nuestra recopilación sobre las 10 preguntas más frecuentes sobre los fibromas uterinos.

9  ¿Cómo  se tratan los fibromas?

 Se realiza miomectomía en aquellas mujeres que desean preservar su capacidad reproductiva. Aquí lo que se retira quirúrgicamente es el fibroma en forma individual, preservando el útero. La intervención se efectúa por laparoscopía (se practica una pequeña incisión para introducir el laparoscopio y otra incisión para manipular los órganos).
El problema de la miomectomía es que existe un alto porcentaje
de recurrencia de fibromas, luego de transcurrido un tiempo de la operación.

Una de las técnicas más novedosas en el tratamiento de miomas es la embolización. Consiste en introducir un catéter en una arteria de la pierna y direccionarlo -mediante la inspección radiológica- hacia las arterias del útero. Allí se procede a bloquear los vasos que nutren al fibroma, hasta que el mismo muere, como cualquier tejido que no recibe irrigación sanguínea.

Finalmente, existe la histerectomía (extracción quirúrgica del útero). Existen diferentes clases de esta intervención, de acuerdo al tamaño del útero (histerectomía vaginal, abdominal, supracervical). Esta es una solución efectiva, pero aplicable sólo en las mujeres que ya no planean tener embarazos.

10  ¿Existen tratamientos hormonas para controlar los miomas?

Algunas medicinas contribuyen a controlar los síntomas relacionados con los fibromas. Un grupo lo constituyen los que incluyen en su composición a la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), que provoca un estado de estrógeno bajo. Esto  reduce el volumen del tumor y disminuye el sangrado, pues los fibromas dependen del estrógeno para su crecimiento y desarrollo. Pero el tratamiento con estas drogas se reduce a una instancia pre-operatoria, para facilitar la intervención, pues la interrupción de terapias prolongadas con estas sustancias puede desencadenar un nuevo crecimiento del fibroma, al mismo nivel que antes de iniciada la
cura.
Otros métodos incluyen el uso de píldoras anticonceptivas orales para reducir la menorragia (sangrado prolongado), cuya acción es disminuir el endometrio. Pero aún no se ha constatado la eficacia de este tratamiento.

Dejar una respuesta