Relactar consiste en volver a dar el pecho tras un tiempo desde que se dejó por alguna circunstancia (la madre se arrepiente de haber destetado y quiere volver; los malos inicios propiciaron un destete muy temprano y quiere retomar la lactancia de nuevo…). El contacto piel con piel y la cercanía constante con la madre es el primer paso en la relactación.

Para ello, hay que estimular la producción de leche de esta forma:

–La madre debe cuidarse, alimentarse correctamente y descansar lo suficiente para sentirse bien.

–No hay que desanimarse por la cantidad extraída (al principio suele salir muy poca); no es una indicación fiable del volumen real de leche que tiene la madre. El bebé es mucho más eficaz que cualquier método de extracción. Se precisa un tiempo de práctica para que el cuerpo responda a la extracción.

–El sacaleches doble puede reducir el tiempo de estimulación.

–Ciertos medicamentos recetados por un profesional, junto con la extracción y succión frecuentes, pueden ayudar a aumentar el volumen de leche materno.

–Habrá más leche cuanto más succione el bebé y cuanto más eficaz resulte el vaciado del pecho.

–Si el bebé no quiere o no puede tomar el pecho con frecuencia, sacarse leche con un extractor, ya sea manual o eléctrico, ayuda a aumentar la producción.

Dejar una respuesta