Continuamos ofreciéndote una serie de sugerencias para mejorar la alimentación sana de tu hijo. A pesar de la falta de tiempo y la vorágine de todos los días, nuestra misión como padres debería ser recuperar el hábito de comer en familia y tratar de priorizar la elaboración y el consumo de comidas caseras.

La segunda entrega de estos consejos, a continuación…

4. Hacer actividad física.

Con el auge de la televisión por cable, que ofrece dibujitos a toda hora, y los videojuegos, cada vez los niños se vuelven más sedentarios. Debemos buscar maneras de estimular la actividad física desde pequeños,(una cosa es estimular y la otra es obligar) y la mejor forma es haciéndola en familia, teniendo una vida cotidiana activa, usando las escaleras, caminando siempre que sea posible, yendo a la plaza con los niños, andar en bicicleta y muchas ideas más que se les pueden ocurrir…

5. Tomar agua: es la mejor bebida.

Si bien las gaseosas y jugos azucarados son las preferidas de los niños, es importante que no sea la bebida la base en su alimentación ya que, por su alto contenido de azúcares no sacian la sed, aportan calorías sin nutrientes, predisponen a las caries e inteifieren con la regulación del apetito. Que haya agua fresca en la heladera es el primer paso para que toda la familia incorpore el hábito de consumirla. Conviene dejar las bebidas azucaradas para consumo ocasional y moderado.

Dejar una respuesta