los-suenos

El embarazo, es una etapa introspectiva única, es una momento de gran actividad onírica en elq eu la mujer se prepara psicológicamente para dejar su camino en solitario y asumir la llegada de su bebé. Cuando dormimos destapamos mediante símbolos e imágenes la caja de los miedos, las frustraciones, las debilidades y también las alegrías y la proyección de nuestros deseos más profundos.

Durante el embarazo, la sensación de sueño es mayor debido a los cambios hormonales. Esta somnolencia invita a la gestante. por una parte, a un necesario descanso para favorecer el desarrollo del bebé y, por otra, a entrar en su mundo interior a través de los sueños. Durante estos meses se suele soñar más y los sueños son más intensos debido a las emociones (incertidumbres, ilusiones, el hecho de cerrar una etapa y abrir otra….) que el nacimiento de tu bebé genera.

Generalmente los investigadores y especialista en terapia de los sueños explican que todos nuestros sueños tienen que ver o con el deseo (aquello que anhelamos, lo que nos gustaría que ocurriera, relacionado con lo positivo, con nuestras fantasías y con la cara amable de la vida), o con la sombra, entendida como aquella parte de nuestra psique que alberga nuestros miedos, dudas, frustraciones y en definitiva aquellos aspectos de nuestra personalidad que no hemos resuelto hasta el momento.

Del embarazo se dice que es el momento del encuentro de la mujer con su sombra, ya que debe dejar de ser la hija que ha sido hasta el momento para pasar a ser madre y cuidadora de un nuevo ser. Por ello, durante los nueve meses de gestación es absolutamente normal tener sueños que nos enfrenten con aquello que debemos resolver (puede ser miedo a quedar al margen del mercado laboral debido a la desconexión con el mundo exterior, a que el parto no salga bien, sobre todo si ha habido un aborto anterior o es el embarazo del primer hijo; miedo a que la pareja no nos el el apoyo necesario…..)

Dejar una respuesta