baby

Pequeños trucos o sugerencias, que te podrán ser útiles en la alimentación de tu pequeño.

1. Compra únicamente los alimentos que quieras que coma. Si no hay patatas fritas en el armario, no las pedirá.

2. Sírvele pequeñas porciones. Ver un montón de comida en el plato puede saturarle antes de empezar.

3. Predica con el ejemplo. Come frutas y vegetales.

4.Si no le gusta la verdura hervida, prueba a dársela cruda. ¿Por qué no preparar unos bastoncillos de zanahoria?

5. Recuerda que no todos los vegetales son verdes. Alterna con verduras de otros colores, como los pimientos de colores.

6. No te preocupes sí un día no tiene hambre. Retírale el plato pero no le ofrezcas alternativas. Posiblemente cuando se de cuenta de que no hay nada más empiece a comer.

7. Implícale en la preparación de la comida e incluso en la compra. Pregúntale que manzanas le gustan más o pídele que te ayude a cortar la verdura con un cuchillo de plástico.

8. ¿No le gusta un alimento determinado? Inténtalo de nuevo al cabo de un par de días preparándolo de otra manera. Algunos expertos creen que tienen que probar alimentos poco familiares unas ocho veces antes de aceptarlos.

9. Introduce nuevos alimentos mezclándolos con otros que le gusten. Añade, por ejemplo, atún a su plato de pasta con tomate. Y un truco: no le menciones que hay un nuevo ingrediente.

10. Si todo falla, recurre a la estrategia. Tritura los vegetales y mézclalos en las salsas y con sus platos preferidos.

Dejar una respuesta