robot

No sé yo hasta qué punto podemos fiarnos de la tecnología y es que dejar a nuestro bebé al cuidado de un robot no es del todo fiable. La ciencia avanza y nosotros con ella, pero creo que hay algunos límites que no debemos sobrepasar y si aún así los humanos podemos equivocarnos en ciertos cuidados del bebé, imaginaos a un robot que no entiende ni de sentimientos. Sin embargo, 4Moms es un pionero en productos robóticos para bebés. La experiencia de Thorne en robótica le ha ayudado a convertir a 4Moms en un participante en la industria estadounidense de productos para bebé que genera un estimado de alrededor de 8,000 millones de dólares. La compañía registró ventas por casi 17 millones de dólares en 2011.

Además de la Origami, la compañía de 67 empleados también fabrica el mamaRoo robóticamente impulsado, un asiento infantil que imita los movimientos de padres humanos; la Cleanwater Infant Tub, que controla la temperatura y hace circular agua limpia continuamente, y Breeze, un corralito que se abre o se pliega en un solo paso. Pese a todas las cosas que hace bien, la Origami tiene un defecto de diseño, dice Schultz. Sólo se reclina unos centímetros, por lo que es difícil para un niño dormir una siesta, (aunque un accesorio de moisés está disponible para bebés).

Todos los productos de 4Moms son de alta tecnología. Para hacer su mamaRoo, los ingenieros usaron electrodos para imitar los movimientos de rebote y balanceo de padres humanos. Sin embargo, siempre puedes tener la duda de si puede fallar el robot (como cualquier tecnología) y provocar un daño al bebé. Yo creo que aunque sean grandes éxitos en ventas, los papás siempre prefieren lo tradicional para el cuidado de sus hijos.

 

Dejar una respuesta