Enumeramos las molestias mas comúnes durante el segundo trimestre del embarazo, que te impiden descansar bien, estas son:

Sensación de ahogo:
A medida que el bebé crece, el útero aumenta de tamaño, desplaza algunos órganos (como el corazón) y presiona otros (como el diafragma). Así, la capacidad pulmonar se reduce especialmente cuando se está acostada. Poco puede hacerse para evitar esta sensación tan incómoda que suele mejorar a partir de las últimas semanas.

Movimientos fetales: En el primer trimestre, el feto es tan chiquito que apenas se notan sus movimientos. Al final del embarazo, tiene menos espacio, lo que le impide realizar movimientos amplios. Es en la mitad de la gestación, y sobre todo al estar en reposo, es cuando los movimientos fetales se sienten con mayor intensidad, e incluso llegan a ser dolorosos. Caminar un poco, cambiar de postura o acariciarse el vientre, resultará relajante para la madre y para el futuro bebe.

Presión en el pecho: Desde  primer mes,  los pechos se preparan para la lactancia, aumentan de volumen y se vuelven mas sensibles. Si además de la tensión, el pecho comienza a segregar calostro, se pueden colocar unos discos absorbentes de algodón, para mantener la zona seca mientras dormimos.

Micción frecuente: El fliltrado renal de una embarazada aumenta y el útero, al crecer, presiona la vejiga. Reducir el consumo de líquidos no es la solución, ya que mantener una hidratacion adecuada es básico durante la gestación. Si conviene limitar la toma de café, té o bebidas con cafeina despues de las 6 ó las 7 de la tarde.

Picazón en la piel: La piel del vientre y del pecho se estira para adaptarse al crecimiento del feto. Esta tirantez provoca picazón en la piel; una sensación nada grave, pero bastante incómoda. Puede evitarse aplicándose a diario cremas nutritivas o aceites corporales (de almendras, aloe vera, rosa mosqueta…). Ducharse con agua muy caliente también puede irritar la piel. La picazón generalizada que no se calma con nada, especialmente luego de la segunda mitad del embarazo, se debe consultar con el médico.

Hemorroides: La presión del útero comprime las venas del recto y el ano. Como el retorno de sangre es mas lento, esas venas se dilatan. El estreñimiento (también muy típico en el embarazo) puede acelerar su aparición. Para que el dolor no entorpezca las horas de sueño, es básico mantener durante el día una alimentación rica en fibra, aumentar la ingesta de líquidos, practicar ejercicio moderado y no permanecer mucho tiempo sentada.

Dejar una respuesta