Durante el segundo trimestre del embarazo ocurren grandes cambios a nivel físico y químico de la mamá y esto determina que la cavidad bucal sea más susceptible a padecer gingivitis y caries. La gingivitis se genera por el aumento de las hormonas llamadas prolactina y estrógenos que condicionan cambios en los tejidos de la boca. Estos tejidos aumentan la irrigación sanguínea y sufren una mayor capacidad inflamatoria ante  los irritantes locales extremos.

La gingivitis consiste en una inflamación de las encías que aparecen enrojecidas, edematosas, sensibles y con tendencia al sangrado espóntaneo o por estímulos pequeños, como masticar o cepillarse los dientes. Si la gingivitis no se trata, puede evolucionar hacia enfermedades periodental cin lesiona más graves. En un pequeño porcentaje se observa un aumento localizado de la encía que recibe el nombre de “tumor del embarazo”.

Las caries son también muy frecuentes en el segundo trimestre del embarazo. Los cambios en la flora bacteriana de la boca durante esta etapa aumenta el riesgo de caries. La higiene bucal es fundamental. Conviene realizar un cepillado luego de cada comida. Una limpieza adecuada eliminará la placa bacteriana. E preferible usar un dentrífico que contenga flúor, que es antibacteriano y refuerza el esmalte dental.

1 comentario

  1. A mí me pasó durante el embarazo de mi hija, y mi dentista me recomendó que me cepillase los dientes con un dentífrico especial para la gingivitis y después del cepillado me enjuagase con un colutorio también especial para la gingivitis, y la verdad es que seguí sus consejos y me fue bien…

    Saludos,

    Marta

Dejar una respuesta