Toda la casa posee una clase de peligros para tu bebé, especialmente cuando está en la etapa de querer explorar y descubrir cosas nuevas, sin ser consciente del peligro que supone el más mínimo detalle. Por ello, los padres debemos prevenirle ante cualquier peligro y futuro accidente que pudiera ocasionarle. El espacio que trataremos hoy, es el baño.

Aparte de su momento de aseo, solo entrar en este espacio durante el resto del día, puede ser un espacio rodeado de peligros para tu niño.

Para prevenir este susto y posible desgracia, debes tener en cuenta esta serie de medidas de seguridad:

la puerta de acceso al baño, debe estar cerrada siempre. Así evitas que tu hijo entre y pueda tocar cualquier objeto venenoso, o pueda resbalarse.

mantenga las puertas o mampara de la bañera o ducha cerrada, ya que al entrar dentro de bañera o ducha, puede dar lugar a resbalones, caídas, golpes, etc.

nunca dejes agua estancada en la bañera, fregadero o en un cubo. El ahogamiento es la tercera causa más común de muertes accidentales en los niños pequeños y bebés, y se pueden ahogar en prácticamente poca agua.

mantén los medicamentos y cosméticos en lo alto o fuera de su alcance, ya que el bebé suele llevarse todo a la boca, pudiendo intoxicarse.

-mantén el botiquín cerrado o fuera de su alcance, por el mismo motivo.

aleja de su alcance las maquinillas de afeitar. El secador de pelo debe estar desconectado y bien guardado.

-no pongas ningún aparato eléctrico cerca de la bañera, aun desconectado.

– en la bañera, utiliza una alfombra de baño, así como verja de seguridad si utiliza cortina, de acceso a ella, para que no pueda entrar.

Y ante todo, nunca le dejes solo en este espacio y en ningún otro.

Fuente: el bebé

Dejar una respuesta