Si sois padres primerizos, hoy dejo algunos consejos estupendos. Esta información, ayudará durante los primeros meses de vida del pequeño. Se que muchos de nosotros nos ponemos nerviosos y nos agobiamos, cuando el bebé está en casa. El pequeño llora o se queja y no sabemos por qué. Pero todo esto lo iremos comprendiendo poco a poco, seguramente acabaremos siendo unos buenos padres.

consejos padresCONSEJOS PARA PADRES PRIMERIZOS

1. Despues de amamantar al bebé, es importante hacerlo eructar. Pero ¿es obligatorio? No, no es obligatorio, es una medida para que el pequeño se sienta bien echando el aire que obtiene de haber mamado o tomado el biberón. Es bueno para evitar cólicos infantiles, reducir los gases y, así, dormirá mejor. Así que como buenos padres primerizos, echa a tu hijo sobre tu hombre y, dale suaves palmaditas en su espalda hasta que eructe.

2. ¿Cómo acostar al bebé después de comer? Si lo colocas boca arriba, evitaremos que llore más por los gases. De esta manera los airecitos le molestarán mucho menos. Además es una postura adecuada para evitar la conocida muerte súbita. Realiza esta acción, una vez que eche los eructitos.

3. Cuando vayas a dar el pecho o el biberón a tu hijo, piensa que la leche se puede derramar y que se pueden manchar. Esto es muy normal, pero cuando la leche se seca desprende un olor desagradable. A veces lavando la ropa, no se quita del todo. Para esto un buen remedio es limpiar la ropa con agua y levadura (una pequeña cucharadita, sobre una taza de agua) Frota con esta mezcla la mancha. Verás que se elimina por completo y, además deja de oler así.

4. Observar si tu hijo aumenta de peso y crece. Piensa que durante los primeros meses, los bebés suelen duplicar su peso. Al finalizar el año, deberían pesar unas tres veces más de lo que pesaron al nacer. Pero cada niño, al ser diferente, no los podemos cortar por el mismo patrón. Esto son ideas generales, pero será bueno que lo lleves al pediatra si crees que no crece todo lo que debiera, para comprobar que no hay ninguna anomalía.

5. No te preocupes en exceso si tu hijo no come. Puede que parezca alimentarse del aire, pero hay niños que no necesitan comer tanto. Es una estupenda idea es observarlo, comprueba que juega, que está activo, que ríe y es feliz. Si tu hijo no se encuentra decaído o tiene algún otro síntoma fuera de lo común, no hagas nada… con el tiempo comerá más. Por el contrario si crees que ocurre algo, lleva a tu hijo a su pediatra. Así sales fueras de dudas.

Fuente: lifestyle

Dejar una respuesta